DEBILIDADES DE LAS MATRICES DE RIESGO (parte 2)

Compartir en: 

Lic. Fernando Hernández, MBA Consultor de riesgos cuantitativos,  IziRisk (fhernandez@izirisk.com)

En un artículo anterior expuse mis cinco primeras razones para demostrar lo débil que son las herramientas llamadas de matrices o mapas de riesgo. En este segundo artículo discutiré cinco razones adicionales que justifican lo endeble y erróneo que puede ser su utilización.

IMPOSIBILIDAD DE AGREGACION DE RIESGOS

¿Cómo obtengo el valor total añadido de 2 o más riesgos siendo evaluados con matrices? ¿Dos amarillos suman un rojo? ¿Tres rojos obtienen otro rojo más intenso? ¿Cuántos riesgos de color verde claro se ocupan para completar un amarillo? Nada de esto se puede responder con matrices de riesgo.

Lo peor es que andan por ahí consultores y consultoras “internacionales” recomendando, por ejemplo, qué tonalidades de color deben usarse para las matrices de riesgo. ¡O también, recomendando si las matrices deben ser 5 x 5, o 3 x 7, o cualquier otra dimensión!

El meollo del asunto es que, por su naturaleza no cuantitativa, es imposible agregar o sumar riesgos en una matriz. Un riesgo “20” más un riesgo “10” no suma un “30”, ya que ninguno de esos números significa absolutamente nada, por más numérico que se quiera aparentar. Bien pudimos haber diseñado una escala de que cuatro gatos equivalen a dos perros o a un tigre, y nada de eso nos acerca a un proceso cuantitativo de toma de decisiones.

IMPOSIBILIDAD DE REALIZAR ANALISIS DE SENSIBILIDAD

¿Cómo se realiza un análisis de sensibilidad, también denominado de estrés o tensión, con una matriz de riesgos? ¡Es imposible de hacer! Cuando cierta causa se estresa, no tiene ningún sentido “estresar” un riesgo y pasarlo de amarillo a rojo y decir que ahora, vale 16 en vez de 9. 16 unidades es lo que vale ahora mi riesgo, y antes “valía” sólo 9, cuando la condición X pasa de un nivel medio a un nivel alto. Esto no tiene ningún sentido.

A veces pienso que una de las razones por las que muchos tomadores de decisiones no se toman en serio a los departamentos de riesgos es por la incapacidad que posee esta limitada herramienta de las matrices de riesgo para realmente servir como una ayuda útil para tomar decisiones. Si las herramientas que someten los departamentos de Riesgo, son sólo para cumplir con los estándares que imponen los entes supervisores, por más internacional que sea la norma utilizada, seguiremos siendo menospreciados en la capacidad de ofrecer sólidas herramientas para la toma de decisiones.

CAUSALIDAD

¿Cómo se explican las relaciones causa- efecto en una matriz de riesgos? ¡Es imposible! Cuando el panel de trabajo decide que un riesgo se ha definido que su probabilidad es poca y su impacto es mayor, entonces su valor será de 8 o sea “Medio”. No habrá forma de probar lo contrario.

Una de las razones para que esto suceda es que inherentemente la matriz de riesgos no es una “herramienta” explicativa; es solamente de descripción subjetiva. No hay forma de rastrear el origen de un riesgo, demostrar su causalidad, vincularlo a sus orígenes, sus causas. Es lo que es, porque sí.

DESDEN A LOS SESGOS COGNITIVOS

Todos los seres humanos estamos expuestos a que nuestros sesgos fracturen nuestra evaluación correcta de la realidad. Por ejemplo, el sesgo de representatividad se produce cuando emitimos juicios en base a la poca información que recibimos sobre algo o alguien, obviando otras posibilidades. Este sesgo se relaciona con las etiquetas y prejuicios típicos de la sociedad. Cuando ya nos formamos una opinión que un riesgo es “rojo” porque es rojo”, cerramos la puerta a la razonabilidad de explicaciones alternativas adecuadamente razonadas.

IMPOSIBILIDAD DE GESTIONAR RIESGOS RELACIONADOS

¿Cuál es el tratamiento de los riesgos que están relacionados entre sÍ? Una matriz de riesgos no puede responder preguntas en cuanto a la relación, consecutividad o predecesión de los mismos.

Piensa en esto la próxima vez que quieras insertar dos o más riesgos interrelacionados entre sí en una matriz.

¿Continúo o es suficiente? Aquí solo unas de las "pocas" debilidades que tiene esta mal llamada herramienta. Por algo será que, en inglés, se les conoce como "Colored Risk Analysis Pictures" (CRAP).