financiación alternativa caracterización del mercado Fintech en Latinoamérica

En 2021 Ciclo de Riesgo SUMMIT

Edición impresa

Ha sido muy observado el surgimiento de nuevas empresas financieras basadas en plataformas tecnológicas Fintech. Latinoamérica ha tenido un acelerado auge de estas nuevas formas de prestación de servicios financieros, particularmente en lo que se refiere a la oferta de crédito.

Se había especulado mucho sobre el alcance de la oferta Fintech en la región. Por fortuna, ya se cuenta con cifras, gracias al cuidadoso y completo estudio denominado ‘Emprendimientos Fintech en América Latina’, que realizó el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y Finnovista, el que se constituye en la taxonomía de las Plataformas de Finanzas Alternativas Fintech que operan, en función de su actividad de negocio principal.

Cinco países concentran casi un 90% de la actividad Fintech en América Latina: Brasil, México, Colombia, Argentina y Chile.

Tras la aplicación de varios criterios, que incluyen todos los segmentos, las innovaciones y las tecnologías que se observan a nivel global, se identifican en Latinoamérica, 703 emprendimientos Fintech en 15 países.

Brasil es el que aporta el mayor número con 230 firmas, seguido por México con 180, mientras Colombia ocupa el tercer lugar con 84, seguida de Argentina con 72 y Chile con 65.

Según su actividad de negocio principal, las modalidades que predominan son las de los segmentos de plataformas de financiación alternativa.

GRADO DE MADUREZ

Señala el informe que tres de cada cinco empresas Fintech fueron establecidas entre 2014 y 2016, lo que sugiere que la mayoría de estas iniciativas están en etapa de maduración y crecimiento, por lo que les faltan aún pasos de consolidación, “antes de que se conviertan en compañías sostenibles”. Es evidentemente que estamos ante sectores que todavía son jóvenes, lo que antepone un gran desafío frente a la conformación de un sólido ecosistema que pueda fomentar un crecimiento adecuado del emprendimiento innovador.

MERCADOS DE INTERÉS

En términos generales, el análisis de los modelos de distribución utilizados en el informe muestra que el 45,6% de los emprendimientos Fintech tiene un modelo de negocio B2B (entre empresas, por sus siglas en inglés), mientras que el 54,4% emplea uno tipo B2C (negocio a consumidor, por sus siglas en inglés). La oferta al consumidor mediante los modelos B2C está orientada a los bancarizados en un 53,4%, mientras que el 46,6% de las Fintech B2C se enfoca en los consumidores de la base de la pirámide sub-bancarizados o no bancarizados.

¿QUÉ TECNOLOGÍAS SOPORTAN LAS FINTECH EN LATAM?

En relación con las principales tecnologías subyacentes a los emprendimientos Fintech de la región, la encuesta respondida dentro del estudio por 393 startups latinoamericanas de 18 países, indica que 21,2% emplea macrodatos/ analítica de información y el 18,6% tecnología móvil y aplicaciones, mientras que el 16,4% registra el desarrollo de Interfaces de Programación de Aplicaciones (API por sus siglas en inglés) y plataformas abiertas.

Cabe destacar que, en cuanto a estas últimas tecnologías, el 7,9% de las empresas jóvenes encuestadas indicaron que usaban criptomonedas y cadenas de bloques, mientras que el 5,9% reportó aprendizaje automatizado, machine learning.

FINANCIACIÓN ALTERNATIVA, LA ACTIVIDAD MÁS IMPORTANTE

Las modalidades que predominan son las de los segmentos de plataformas de financiación alternativa, con un 25,6%, y de soluciones de pagos, con un 25,2%. En su conjunto, estas dos representan poco más de la mitad (50,8%) del universo de emprendimientos Fintech en la Región.

Este segmento de las plataformas de financiación alternativa está conformado por tres grandes tipos: 1

  1. Préstamos con 98 empresas, (54,4% del total).

  2. Financiación colectiva con 65 empresas, (36,1%).

  3. Financiación de facturas o factoraje con 17 empresas, (9,4%).

En conjunto, estos tres sub-segmentos contabilizan el 25,6% del total de las empresas jóvenes Fintech identificadas en el estudio, convirtiendo a este segmento en el más importante por número de emprendimientos.

 En términos de préstamos por segmentos, aproximadamente un tercio (32,6%) de las plataformas funciona bajo un modelo de persona a persona, peer to peer (por sus siglas en inglés), mientras que los dos tercios restantes (67,3%) financian los préstamos directamente desde su propio balance.

Resalta el estudio que “a pesar de que este es uno de los dos segmentos de Fintech más importantes de región, los montos canalizados allí son todavía reducidos, aunque están creciendo rápidamente”.

En otro estudio complementario, auspiciado también por el BID, se estimó que el total del segmento de financiación alternativa en América Latina y el Caribe canalizó solo cerca de US$110,46 millones en 2015, aunque con un crecimiento promedio anual de 130% desde 2013. Cabe señalar que en el estudio también se encontró que cerca del 70% de esta actividad se ha enfocado en el crédito a las empresas, especialmente a las firmas de menor tamaño, mientras que el 30% restante se destinó al crédito de consumo.

Así mismo, resalta el informe la relevancia de estas plataformas y la importancia que sigan creciendo significativamente con el tiempo, ya que el acceso al crédito, y en general a mecanismos alternativos de financiación, adquiere cada vez más importancia en la medida en que son necesidades  latentes de los consumidores y de las PYME.

DISTRIBUCIÓN DE LAS 98 PLATAFORMAS DE CRÉDITO

FINANCIACIÓN COLECTIVA

El informe diferencia la financiación colectiva, de las plataformas de préstamo, al orientarse las primeras hacia el financiamiento de participación accionaria o a través de donaciones, en lugar de instrumentos de deuda. Resalta el informe que se constituyen “en uno de los segmentos más populares entre la población de América Latina y el Caribe, habiéndose incrementado su volumen de mercado de US$7,15 millones en 2013 a US$34,76 millones en 2015. El auge de la economía colaborativa, junto con el surgimiento y crecimiento de plataformas como Idea. Fondeadora (ahora parte de Kickstarter) o Broota, a partir de 2011, para financiar proyectos de manera colectiva, junto con el posterior desarrollo de plataformas de financiación para proyectos de bienes raíces o empresas a cambio de acciones, ha llevado a que los modelos de negocio basados en esta plataforma sean los más populares”.

La distribución de las 65 plataformas de financiación colectiva es la siguiente:    

FACTORING Y PRÉSTAMOS DE FACTURAS

Consisten en plataformas en línea donde personas o entidades compran facturas o cuentas por pagar de otros negocios u ofrecen préstamos respaldados por ellos.

El estudio permitió identificar a 17 emprendimientos en este rubro, con el 9,4% de las plataformas de financiación alternativa, explicando que: “la gestión y financiación de cobros en las cadenas de proveedores y la optimización de la gestión del circulante son dos de los problemas que más afectan a las Pyme. Es por ello que en los últimos años se han desarrollado de manera significativa las plataformas de factoraje inverso supply chain finance en otras regiones del mundo, de modo que es posible que en América Latina se manifieste la misma tendencia próximamente”.

COBRANZAS

El sub-segmento de cobranzas entendida como soluciones digitales para facilitar o administrar la recuperación de cuentas por cobrar de los negocios, está conformado por 17 StarUp (18,3%), de la cuales más de la mitad son brasileñas, lo cual muestra el dinamismo particular del mercado de soluciones de gestión de cuentas por cobrar en ese país.

Adicionalmente, en la categoría de Gestión de Finanzas Personales se encuentra la Sub-categoría Gestión de deuda, en la que se encuentran siete Fintech que brindan herramientas digitales para consumidores que facilitan la gestión y reestructuración de deudas personales.

OTRAS ACTIVIDADES EN LA CADENA DE VALOR DEL CICLO DE CRÉDITO

Dentro de las actividades que soportan la cadena de valor del Riesgo de Crédito se encuentran diversas actividades de gran importancia con siete (7) Fintech especializadas en Puntaje alternativo o Scoring, como EFL y Destácate de Chile, que operan herramientas para la medición de riesgo crediticio de personas o empresas que implementan y usan de algoritmos o sistemas de calificación crediticia construidos con fuentes alternativas de información, sin necesidad de emplear los burós de crédito tradicionales.  

Por su parte, las Plataformas especializadas en Facturación electrónica se identificaron 16 Fintech que representan el 17,2% de la categoría de Finanzas Empresariales.

SOLUCIONES DE PAGOS

El estudio identifica 177 empresas enfocadas en ofrecer soluciones de pago, con una concentración del 44% en pasarelas y agregados de pagos (78 empresas), es decir, soluciones relativas al desarrollo de eficiencia en las ventas, conversión de clientes y reducción de costo en las transacciones de negocios.

El segundo subsegmento en importancia en esta categoría está conformado por las soluciones de pagos y carteras móviles con 62 empresas (35%). Aquí se ofrecen soluciones para transferir dinero entre personas, realizar compras de productos o servicios desde la comodidad de un celular, y registrar transacciones con tarjetas de débito o crédito.

El resto está distribuido entre otros tipos de soluciones que incluyen plataformas para transferencias internacionales y remesas, soluciones de pago móvil en puntos de venta, medios de prepago, y plataformas para el intercambio de activos digitales, entre otros. CON FOCO EN INSTITUCIONES FINANCIERAS – Soluciones en Gestión de Riesgo y Digitalización

El estudio identificó 56 Fintech centradas en la creación de soluciones para mejorar los procesos en la cadena de servicio de las entidades financieras tradicionales. Este segmento es ya el quinto mayor en la región (8,0% del total) y abarca desde soluciones de digitalización de procesos bancarios con 28 Fintech, hasta plataformas que permiten evaluar mejor el riesgo financiero y mitigar el fraude, por ejemplo: en el comercio virtual, con tecnologías para la seguridad e identificación (seis emprendimientos) con sistema de verificación y autentificación digital de personas para acceso y autorización de transacciones financieras, soluciones de identidad y conocimiento del cliente (KYC) en su relación con los proveedores de servicios financieros (tres emprendimientos), herramientas para la prevención de fraude y gestión de riesgo operativo (siete) y soluciones Biométricas (seis) relativas a los rasgos físicos o de conducta de un individuo para verificar su identidad.

Dentro de esta categoría se resalta la gran especialización de seis (6) compañías Fintech especializadas en ‘Contratos Inteligentes’ a partir de protocolos tecnológicos que facilitan, aseguran, refuerzan y ejecutan contratos/acuerdos, como una de las actividades más disruptivas y con mayor potencial.

BANCOS DIGITALES

Diez (10) entidades financieras de nueva creación (con licencia bancaria propia o utilizando la de un tercero) de múltiples productos financieros y cuya distribución es 100% digital, fueron identificadas por el estudio.

RETANDO LA INDUSTRIA ASEGURADORA

Para finalizar, detalla el informe que “el segmento de seguros o insurtech ha dado origen a emprendimientos que buscan habilitar o mejorar el acceso a los productos ofrecidos por las aseguradoras, modificando la interface de venta y comunicación con el cliente. En menor medida —aunque es aquí donde existen mayores posibilidades en el segmento—, algunos de los emprendimientos que favorecen este rubro están ofreciendo soluciones a través de las cuales se puede monitorear el comportamiento de los consumidores para personalizar la oferta de seguros.

El llamado ‘internet de las cosas’, el desarrollo de productos que permitan disminuir la brecha existente entre la población asegurada y no asegurada, y la vinculación con otro tipo de servicios como son la atención médica y la adquisición de bienes, podrían dar lugar a un mayor número de emprendimientos en este subsegmento.

Como parte del estudio se identificaron 28 empresas Insurtech, término acuñado para nombra las Fintech especializadas en seguros, las cuales representan 4% de todos los emprendimientos Fintech en la región, de las cuales 11 operan en Brasil y siete en México.